Este especial retrato, que encarga para regalar a Candela su abuela, se trata de una imagen de gran formato. Un retrato a tamaño real, de cuerpo entero, que es trabajado en técnica mixta conjugando dibujo a lápiz y acuarela, con un coloreado digital que le aporta precisión a un acabado cálido.

Hemos planteado esta imagen como si la propia Candela estuviese posando, con el cabello ondulándose por el viento, ante un colorista graffiti; que le da un aire fresco y juvenil al conjunto de la composición.

Encargos como éste, nos hacen la vida un poco más bella, y esperamos que Candela esté tan contenta con su retrato como nosotras hemos disfrutado durante el proceso.

retrato de Candela