Picasso decía “cuando llegue la inspiración, que me encuentre con el pincel en la mano«, pero más allá de la idea de que el acto creativo resulta una especie de “iluminación divina”, hay que ver la creatividad como un proceso y a la vez una capacidad inherente a cualquier persona, pero que debe descubrirse y cultivarse a través del aprendizaje para poder sacarle partido.

Si antiguamente se pensaba que la creatividad era un don exclusivo de artistas, inventores o diseñadores, en el mundo actual esa percepción ha cambiado. Con la aparición de los dispositivos digitales y las plataformas sociales, todos nos hemos convertido en creadores, e incluso intentamos demostrar nuestra creatividad ante los demás para obtener el reconocimiento social.

Este fenómeno evidencia que la creatividad es una cualidad biológica y latente que toda persona puede practicar y aplicar en casi cualquier campo de su vida. Por ello en este artículo repasamos algunos consejos y técnicas que ayudan a propiciar la creatividad.

ilustración sobre la creatividad.

Seres creativos por naturaleza

Al principio, en la Antigüedad, el acto creativo se concebía como fruto de la inspiración, algo incontrolable por la voluntad humana. En la Edad Media, el artista no es más que un mero “fabricante”, pues “crear” era un acto exclusivo de la divinidad.

Más tarde, en el Renacimiento, el artista se consideraba un genio con dotes “casi divinas”, sólo unos pocos llegaban a ello. Pero desde el siglo XVIII se empezó a hablar de creatividad, y desde entonces se ha “humanizado” el concepto y expandido a diversos ámbitos de la vida.

Algunos teóricos del siglo XX plantean la creatividad como una necesidad del ser humano por configurar su propia imagen del mundo. Incluso un acto universal que se puede aplicar a cualquier actividad e inherente a toda persona.

Estas teorías sembraron las bases de lo que hoy entendemos como creatividad: una cualidad para innovar que puede llevarse a cabo en ámbitos tan diversos como los negocios, la educación o la política.

Y llegados a este punto, queda claro que a la hora de resolver un problema o buscar una idea innovadora no podemos sentarnos a esperar que la inspiración nos ilumine por arte de magia, sino que debemos detectar nuestra propia creatividad y activarla para poder a la creatividad es una capacidad humana que nosotros mismos debemos activar.

Cuando dejas de esperar a las musas y empiezas a practicar técnicas creativas

Claves del proceso creativo

Cuando intentamos generar una idea estamos limitados por nuestra experiencia, cultura y entorno social. Nuestro pensamiento sigue una lógica basada en el reconocimiento y asociación de lo nuevo con lo ya conocido. Esta lógica del pensamiento nos impide llegar a generar ideas innovadoras. Pero podemos romper esta barrera con la ayuda de técnicas de provocación, que nos permitan abrir  nuevos caminos en nuestro pensamiento y llegar así a una solución o idea creativa.

Dichas técnicas son instrumentos catalizadores que nos permiten estimular la creatividad y así generar ideas nuevas. Pero de nada sirve practicarlas sin tener presentes algunos factores que influyen en el proceso creativo.

Disponer de un ambiente estimulante

Desarrollar el proceso en un ambiente relajado y lúdico propicia la creatividad, así como disponer de los recursos necesarios y el tiempo suficiente para poder pensar y generar ideas.

Además, cuando se trabaja en grupo, también resulta determinante la atmósfera social que se vive. El apoyo, la cooperación y la integración entre los miembros es esencial. Todos los participantes deben ser tolerantes ante las opiniones de los demás, e incluso suscitar interés por las mismas.  

Mantener una actitud creativa

Además de los factores externos, la creatividad también está condicionada por otros factores internos. Por ello es importante: ser flexibles, y versátiles. Mantenernos perseverantes y no rendirnos hasta llegar a la solución. Tener curiosidad, cuestionando lo conocido e indagando en lo desconocido para dar con nuevas ideas. Y sobretodo, suspender el juicio crítico.

Para poder innovar tenemos que romper el orden establecido y dejar que las ideas fluyan sin emitir juicios prematuros. Pues por muy absurda que parezca una idea, ésta puede abrirnos nuevos caminos que nos lleven a la solución acertada. No obstante, resulta difícil controlar esa vena criticona tan característica de los humanos. Así que para frenar esos juicios, se pueden seguir estos consejos:

  • Escapa de lo ya conocido y déjate llevar por lo nuevo.
  • Evita hacer juicios negativos prematuros (tanto en el trabajo individual como en grupo).
  • Acepta que tu visión del problema es parcial y asume otros puntos de vista como oportunidades, en vez de considerarlos una amenaza a tu ego.

Técnicas creativas para generar ideas

Cada técnica tiene una función específica, por ello se eligen unas u otras según la finalidad que se busque. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Brainstorming

Es una de las técnicas más populares, utilizada para generar ideas en grupo, aunque también se puede adaptar al trabajo individual. Para llevarla a cabo de manera efectiva es importante suspender el juicio crítico, dar rienda suelta a la imaginación y nunca anular las ideas de los demás, sino complementarlas. Es importante la figura de un moderador que además de poner orden, anime a los miembros a participar.

Los participantes dicen todo lo que se les ocurre relacionado con el tema y respetando una serie de reglas de juego:

  • Toda idea es bienvenida, por absurda que parezca, a menudo pueden dar lugar a saltos creativos.
  • Desarrollar las ideas de los demás suele ser la forma más rápida de alcanzar ideas de calidad, y aunque no resulte fácil hacerlo, se puede recurrir a trucos como cambiar el “pero” por “además”.  
  • Centrarse en el tema es muy importante para no desviarnos de nuestro objetivo.
  • Visualizar las propuestas utilizando post-its en una pared ayuda construir sobre las ideas de los demás.
  • Cantidad sobre calidad. El objetivo es conseguir tantas nuevas ideas como sea posible. En una buena sesión, hasta 100 ideas se generan en 60 minutos.

Una vez finalizada la sesión, se hará una selección de ideas para evaluar y elegir la mejor de entre todas ellas.

  • Sinéctica

Es otra técnica para generar ideas. Consiste en transformar en extraño lo conocido, asociando ideas a través de la analogía y la metáfora. Existe una clasificación que presenta cuatro tipos de analogía:

  • Directa: relacionar nuestro problema con algo similar.
  • Personal: el sujeto se identifica con el objeto o problema para darle vida y verlo desde dentro.
  • Simbólica: inspirarse en metáforas poéticas.
  • Fantástica: ésta se fundamenta en la teoría de Freud de que en el arte y en la vida, los deseos subconscientes se transforman en objetos idealizados. Para esta técnica es conveniente crear un grupo de personas con perfiles variados, de esta manera se generará mayor diversidad de ideas. El proceso se desarrolla en estas fases:
    1. Presentación del problema.
    2. Clarificar a través de una opinión experta (hacer de lo extraño algo familiar).
    3. Realizar una de brainstorming.
    4. Análisis de las ideas y plantear ejemplos que nos permitan ver el problema desde otros ángulos.
    5. Obtener la solución.
    6.  
  • Sleep writing o “soñar despierto dirigido»

El origen de esta técnica es psicoanalítico. En ella se pretende aprovechar cierto estado de alteración de la consciencia para generar ideas creativas. Consiste en reunir a cinco personas en un espacio cómodo y donde se puedan aislar del entorno. Un animador sugiere ideas para que el grupo responda. Al día siguiente, se lleva a cabo el análisis de las nuevas ideas generadas.  

 

Otras técnicas que nos pueden ayudar a resolver problemas y obtener soluciones creativas son:

  • Lista de atributos

Se suele recurrir a esta técnica para resolver problemas. Consiste en hacer una lista de atributos sobre el objeto o concepto y analizar en profundidad y en diferentes situaciones cada uno de los atributos. Este análisis ayuda a descubrir nuevos significados, y en consecuencia una solución creativa.

  • Asociaciones forzadas o palabras al azar

Esta técnica se utiliza para encontrar soluciones. Consiste en desglosar los elementos, atributos o funciones de un objeto o situación. A continuación se elaboran dos listados, uno con esos atributos y otro con términos al azar. Con ambas listas se crea una tabla y se hace un cruce de conceptos forzando las relaciones.

  • Ideograma

El ideograma es una técnica que nos permite visualizar concepto, y consiste en representar gráficamente las ideas relevante de un texto o una obra. Es muy útill para fomentar aptitudes creativas, promueve la ideación y su expresión original.

 

Mirar el mundo de otra manera

Todos tenemos un potencial creativo y podemos usar la creatividad para resolver cualquier problema o situación de nuestra vida. Podemos ser creativos lavándonos los dientes o creando una obra de arte, pues la creatividad es una manera de percibir el mundo y proyectarlo como nunca nadie lo había hecho.

Y para concluir, nada mejor que quedarnos con esta cita de Tatarkiewicz:

“El hombre es creativo cuando no se limita a afirmar, repetir, imitar, cuando da algo de sí mismo”